La infusión de camomila: Beneficios para cuerpo y mente

Una infusión consentida por muchos. La camomila o manzanilla, nos ha acompañado desde la niñez ayudándonos durante pequeños malestares, como acompañándonos para sentirnos bien.

La manzanilla o camomila común es una hierba perenne originaria de Europa occidental aunque su uso proviene del norte de Asia. En la antigua Grecia se usaba principalmente por motivos ornamentales, medicinales y formando céspedes. Actualmente también se encuentra naturalizada en la mayor parte de los Estados Unidos. Su hábitat son los prados y los lugares herbosos, así como los suelos arenosos lo que le permite vivir en tierra de pastoreo y suelos pisoteados.

La infusión de camomila se caracteriza por su aroma y ligereza en el sabor amargo. Sus beneficios para la salud abarcan tanto cuerpo como mente ya que poseen atributos digestivos, carminativos, sedantes, tonificantes, vasodilatadores y antiespasmódicos.

manzanilla-1

En la Edad Media, cuando el alcohol aún estaba reservado para usos médicos, se tomaba después de las comidas una bebida similar a la infusión de manzanilla mezclado con azúcar y especies para facilitar la digestión. Hoy se recomienda tomar manzanilla después de comer para aliviar dolores, calmar la pesadez y hasta en casos de úlceras o gastritis. También es bueno tomárselo para prevenir infecciones respiratorias, el asma, el resfrío, la fiebre alta y la bronquitis.

Por otra parte ayuda a descansar. Las personas que tienen problemas de dormir aconsejan beber una infusión de manzanilla para conseguir sueños más profundos y con ello el descanso que necesitan para sentirse ligero y ágil por la mañana. También ayuda a las mujeres que sufren de dolores menstruales intensos y lo convierte en una alternativa ideal en comparación con medicamentos, ya que es natural. No se recomienda el uso de la manzanilla durante el embarazo ya que puede causar contracciones uterinas.

La camomila no contiene cafeína, ni teína, ni ningún componente estimulante o psicoactivo que pude producir una irritación del sistema nervioso. Además ayuda a que el cuerpo se sienta relajado y pueda absorber mejor el agua, lo que contribuye a una mejor hidratación y con ello a una mejora del ánimo.

La preparación de la infusión de manzanilla es muy simple. Simplemente se debe calentar un poco de agua, esperar hasta que hierva, poner en un taza una cucharada de manzanilla seca o en un saquito, dejarlo reposar unos tres minutos y colar, si es necesario. Se puede tomar frío o caliente, con azúcar o miel, por la mañana o por la tarde. Una bebida ideal para personas que desean descansar, sentirse ligeros y felices.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *