Ginseng. La planta que cura todo.

La palabra inglesa de ginseng deriva del chino “rénshēn” y significa literalmente la planta-hombre, debido a sus raíces que tienen unas bifurcaciones que se asemejan a las piernas de un hombre.

Es una especie que está dentro del Panax, un género con 11 especies de crecimiento lento de plantas perennes con raíces carnosas, en la familia Araliaceae. El nombre del género botánico de Panax significa “curar todo” en griego, que comparte el mismo origen como “panacea”, y se aplicó a este género porque Linnaeus era consciente de su amplia utilización en la medicina china como un relajante muscular. Marco Polo también reporto sus usos en China. Crecen en el hemisferio norte en la parte oriental de Asia (principalmente el norte de China, Corea y Siberia oriental), por lo general en climas frescos.

La raíz de ginseng es lo que se utiliza farmacéuticamente para la obtención de medicinas. Se arranca la raíz y se eliminan los restos de tierra. A continuación se calienta para retirar los tegumentos de la raíz que protegen el interior. Sus propiedades farmacéuticas y estimulantes se deben a la presencia de ginsenósidos. Los ginsenósidos o panaxósidos son una clase de compuestos químicos naturales de naturaleza esteroide, glucosídica y saponina triterpenoide. Los ginsenósidos exhiben una amplia variedad de efectos biológicos sutiles y difíciles de caracterizar cuando son estudiados de forma aislada. Por eso su relevancia en la biología humana es desconocida aunque ha sido más ampliamente estudiado en la medicina china tradicional. El contenido de ginsenósidos varía significativamente debido a los efectos medioambientales.

Su acción es sobre todo estimulante del vasomotor y del sistema nervioso. Se usa como producto antiestrés, tónico-revitalizante, depurativo y antianémico. Es hipoglucemiante, aumentando el metabolismo de glúcidos, lípidos, proteínas y permite controlar la presión arterial. Además se le atribuyen propiedades afrodisíacas y posee propiedades anabolizantes.

Estimula el sistema nervioso central, aumenta la actividad psíquica, la capacidad de concentración y disminuyen la sensación de fatiga. Protege el organismo ante las agresiones externas y sustancias tóxicas. Tiene un efecto antagonista de los depresores como el alcohol, barbitúricos y opiáceos. También se le atribuyen propiedades para combatir la pérdida de memoria, la fatiga física y mental, tratar las depresiones, la atonía nerviosa, los trastornos de la sexualidad.

El té de ginseng nos permite aprovechar todos sus beneficios. Mejora la resistencia del estrés, rendimiento físico y mental, aumento de las defensas y mejora del estado de ánimo. Además ayuda a purificar la sangre eliminando las toxinas e impurezas presentes en la circulación sanguínea y con ello reduce el colesterol de una forma natural. Para prepararlo pueden cortar la raíz en rodajas y dejarlo reposar en agua hirviendo durante 5 minutos. Si lo desean más dulce pueden añadir miel a gusto.

En nuestra tienda online, puedes probar el Caffé Ginseng Sobre monodosis, seguro que te va a encantar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *