¿Cómo guardar el té?

¿Cómo podemos disfrutar al 100% de nuestro té, aunque esté guardado durante meses? Quizás tengamos algún té especial que queremos guardar, para poder disfrutarlo con algún familiar o amigo en especial. O para aquellas ocasiones, que no se merecería menos que estas hierbas tan apreciadas que tenemos en mente. Sin duda, para los amantes del té es importante que siempre este fresquito y que conserve su sabor y olor original. Para ello, hay diferentes factores que debemos tomar en cuenta, antes de guardarlo:

El aire
Dejando el té al aire libre hace que pierda su aroma y su sabor. Además hay que tener en cuenta que con el aire le pueden llegar olores agresivos, por ejemplo de la cocina, con el que se impregna y confunde su olor original. Nunca guarde su té cerca del ajo o de la cebolla ya que estos sueltan un ácido muy fuerte con el que fácilmente se impregnan los alrededores. Cuanto menos se airea su guardado del té, mejor. Por eso si quieren guardarlo durante largas temporadas se recomiendo envasarlo al vacío o por lo menos herméticamente. Antes de servirlo, ábralo unos minutos antes para que pueda volver a desarrollar su aroma con el aire que le acaba de aportar y olerá como su té “vuelve a la vida”.

La humedad
El enemigo número uno de todos los guardados. La humedad. Proteja especialmente su té de este terrible aniquilador de aroma y fescura. Lugares humedos harán que su té no sólo pierda su esencia sino que también pueda desarrollar moho, en cuyo caso el té se vuelve inservible e incluso peligroso para la salud. Si haya notado que su alijo de té haya desarrollado un olor extraño, poco apetecible o incluso manchas o pelusa de moho, lo lamtenamos mucho, pero habrá que tirarlo. Guardandolo en un lugar seco se puede asegurar que el té siga sin tener deterioros hasta 2 años.

La luz
Es importante que no permitamos que la luz de sol entre en nuestro té. Con su amplio espectro de radiación electromagnética y su radiación térmica es un factor fundamental en el proceso de fotosíntesis, tan importante para la vida en este planeta pero hará que su té se vuelva demasiado seco, pierda aroma y sabor. Por eso es mejor guardarlo en una lata o en cualquier envase que refleje o por lo menos no permita entrar ningún rayo de sol o luz artificial, ya que la iluminación de la casa también puede dañar la calidad.

En resumen, si ha comprado un té específico que quiere guardar para una ocasión especial, le recomendamos que no lo abra del envase original hasta unos minutos antes de prepararlo y servirlo. Si el té ya esta abierto o no está contento con la protección de los factores del envase siga las instrucciones y manténgalo guardado en un lugar limpio, seco, lejos de olores agresivos y en oscuridad. No tendrá que preocuparse de que pierda aroma, textura o sabor durante meses o incluso años. Podrá disfrutarlo cuando quiera.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *